1) No es el "qué", es el "cómo".

Otra causa del problema radica en que hay procesos que mantenemos desarrollándose de manera permanente, dejando a los procesos del día a día un espacio tan pequeño, que inevitablemente sobrepasamos nuestro límite ante un estímulo pequeño. La mente está manejando temas del pasado, presente y futuro a la vez.


Para la mente no existe el tiempo, si hoy estamos reflexionando sobre un hecho del pasado, dándole vueltas, pensando que pudo ser diferente, estamos ocupando a nuestra mente con esa tarea HOY, no importa que el hecho ocurriera en el pasado. Del mismo modo si tenemos una preocupación constante por el futuro, ¿Qué pasará con tal o cual asunto? Imaginando constantemente escenarios posibles, replanteando consecuencias y posibles desenlaces, estamos ocupando a la mente con ese conflicto HOY, aunque no haya ocurrido aún.


Estamos ocupando la mayor parte de la capacidad que tiene nuestra mente para desenvolverse, incluso si son efectivamente situaciones del presente, de igual forma están generando "carga psíquica" permanentemente porqué no dejo de pensar en ese tema. Corresponde preguntarnos:  ¿Qué conflictos están ocupando mi mente permanentemente al punto de ocupar “todo el espacio”?

Encontrar una actividad que libere energía o "descarga psíquica" es sencillo, algo que nos desconecte de la vida diaria, que nos haga sentir felices o satisfechos, algo que genuinamente disfrutemos, una actividad física, un hobbie, etc.

El problema es que tendríamos que realizar esa actividad “descargadora" en la misma medida que se genera la carga psíquica, y ahí es donde la mayoría tenemos un problema.

Vive sin estrés con una simple gráfica (pye chart).

¿Tu gráfica parece estar en equibrio pero vives en estrés?

El origen puede ser inconsciente.

Si quieres averiguar más,

escribe a: info@biomedicinaperu.com con tu consulta.

Que la actividad o la situación ocurrida específica genere poca o mucha “carga psíquica” depende de nuestra propia lectura de ella, cómo nosotros la percibimos, ¿qué impacto está ocasionando en mí? Para uno puede ser muy sencillo el trabajo mental de resolución de problemas y ser muy complicado el manejar sus emociones, mientras que para otro puede ser todo lo contrario, entonces cada uno tiene una escala única de valoración para asignar a cada actividad o proceso que hagamos el nivel de “carga psíquica” que este representa para nosotros.

Entonces no existen “actividades estresantes” y “actividades relajantes” porque depende de cómo lo percibe cada persona a nivel psíquico, uno puede tener valorada como actividad estresante el trabajo, y como relajante, hacer ejercicio, mientras que para otra persona, que disfruta de su trabajo, es valorada como actividad relajante, mientras que la estresante es ir al gimnasio porque se pone mucha presión sobre si mismo para poder bajar de peso.

Sin embargo la conclusión es la misma, si las actividades que realizas o las ideas que ocupan tu mente generan mayor “carga psíquica” de la que eres capaz de tolerar, pues estarás “estresado”, que no es otra cosa que tener una “sobrecarga psíquica”.

Estar estresado significa que rompí esa regla, ya sobrepasé mi límite de tolerancia, ya ocupé toda la memoria disponible para procesos psíquicos y no hay descarga suficiente, por lo tanto con lo que sea que ocurra a continuación, manifestaré las señales de estrés, que van desde alteraciones del comportamiento (mal humor, insomnio, etc.) hasta síntomas físicos (gastritis, dolor de espalda o lumbar, migrañas, etc.).

¿Cómo saber si estoy descargando la energía necesaria?

Dibuja un círculo cuya circunferencia completa represente las 24 horas, y a manera de “torta” (pye chart), colorea la "tajada" que representa las horas del día que dedicas a cada uno de los 4 aspectos. No olvides colorear las horas destinadas al sueño en la gráfica también.


*Puedes dibujar 2 gráficas, una de días de la semana y otras de fin de semana, o según sea que manejes tus tiempos.













Mirando a la gráfica es fácil identificar qué aspectos están ocupando todo tu tiempo y cuales estás dejando de lado, dándote una clara idea de cómo puedes equilibrar mejor tus días, porque solo cuando dedicamos tiempo a  todos los aspectos de nuestra vida, sin sacrificar ninguno, podemos llevar una vida libre de estrés, libre de sobrecarga psíquica.

El ser humano tiene muchas facetas, que a grandes rasgos se resumen en 4 áreas fundamentales que debemos desarrollar para sentirnos plenos, desde el punto de vista psíquico:

Familiar: Compartir en el contexto de familia, sea nuclear o extendida. Mis padres, mis hermanos, mis hijos. Permitirme brindar afecto, sentir afecto, encargarse de otros, sentir que se encargan de uno, etc.

Pareja: sentirse parte de una conexión especial, permitirse mostrarse vulnerable, compartir verdades profundas, sentirse amado, expresar amor, sentir contacto humano íntimo.

Personal: Conectar con nuestro interior, sentir satisfacción al hacer lo que genuinamente nos gusta, desconectarnos de los otros aspectos. Compartir alegría con amigos, haciendo deporte o un hobbie.

Profesional: Sentirse pleno en la actividad que uno realiza, satisfacción de estar logrando algo que tiene valor para nosotros, sentir que es retador y que a la vez es algo que nos sentimos cómodos haciendo, esa mezcla justa que nos impulsa a alcanzar metas y lograr objetivos.


Evidentemente todos tenemos fortalezas y debilidades en las 4 áreas, pero de lo que se trata es de dedicarle tiempo a esos 4 aspectos de nuestro ser, porque todos forman quienes somos, y si un área está fallando, generará consecuencias en las otras áreas también.

Nuestra mente procesa todo lo que nos ocurre, recibe la información a través de nuestros sentidos, reacciona ante esa información y finalmente la almacena en la memoria a corto o largo plazo dependiendo de su importancia. 

Todo proceso en nuestro cerebro genera un 
porcentaje de “carga psíquica, es decir ocupa un “espacio” de la capacidad para desarrollar procesos que tiene nuestra mente, y ese porcentaje depende entera y únicamente de cada uno y cómo percibimos lo que ocurre.


Para “descargar” esa energía psíquica tenemos que canalizarla a través de actividades que nos brinden la sensación de satisfacción, es decir que nos “relajen”. Finalmente se trata de buscar no romper esta regla:


Carga psíquica – descarga psíquica < Límite de tolerancia


La causa de mi estrés es ¿Trabajo demandante?, ¿Muchos compromisos?, ¿Hijos pequeños a quienes atender constantemente?, ¿Falta de ejercicio?. No se trata de ninguna de esas razones. La verdadera causa es mucho más simple y matemática, el nivel de estrés que vivimos se refleja en una simple gráfica de "torta" (pye chart). Pero para entender cómo hacer nuestra gráfica personal revisemos los 3 puntos claves para comprender por qué nos estresamos.

2) ¿Cuánto “espacio” tenemos libre?

EJERCICIO: Hacer la gráfica personal

3) ¿Cómo "libero" la carga psíquica?