Si tomar decisiones te cuesta mucho, no sabes realmente lo que quieres o no estás conforme con cómo va tu vida y no entiendes bien el por qué; tal vez la respuesta está en tu inconsciente, en Fidelidades Familiares Invisibles.

¡No te pierdas este tema en el próximo post!

La verdadera razón por la que no vivimos una vida plena, en un trabajo que nos apasione, viviendo relaciones armoniosas y constructivas, es porque no tenemos la menor idea de lo que es eso. Nunca hemos conocido a alguien que “lo tenga todo”, si tienen un excelente empleo, no les va bien en casa, si tienen una familia hermosa, no están satisfechos profesionalmente, etc. Todos los ejemplos que hemos visto o historias que hemos escuchado, nos llevan a creer que es sencillamente IMPOSIBLE conseguirlo TODO.

Es una creencia grabada en lo más profundo de nuestra mente.

Por otro lado, está también nuestra completa ignorancia respecto a qué queremos realmente, hay días en que estamos convencidos que queremos seguir el camino A, pero se presenta la oportunidad B y no podemos dejarla pasar, por lo que seguimos el camino B, con miras a encontrar una vida feliz porque ese camino cumple más o menos lo que busco obtener.


Estamos acostumbrados a tener una vida pasiva en la que esperamos que las situaciones lleguen para decidir si el esfuerzo que implica, se justifica por los beneficios que obtendré (cualesquiera que sean), hacemos estos elaborados algoritmos de costo beneficio para decidir que trabajo tomar, que carrera seguir, con quien compartir nuestra vida.

Ante una oportunidad nueva en cualquier ámbito de la vida, tomamos la decisión sopesando las consecuencias, pero tras el análisis nos convencemos que eso es lo que conviene y por lo tanto es lo que queremos hacer. A veces nos convencemos a tal punto que “es lo que quiero” se convierte en la sentencia, a pesar de que nunca nos hayamos planteado ese escenario cuando imaginábamos que queríamos de la vida.

Solo teniendo el valor de elegir un camino y trabajando para construir en él podemos tener un verdadero chance de éxito, de lograr ser felices, porque solo sentados esperando que lleguen oportunidades diversas para poder elegir, no llegaremos lejos.
















La clave para una vida feliz y plena, es llevar una vida honesta, pero honesta con nosotros mismos. Si yo no me atrevo a reconocer mis propios deseos, anhelos y sueños, es absolutamente imposible que pueda lograrlos, y si no reconozco cuales son mis miedos o enfrento mis debilidades, jamás podré saber cómo llegar a donde pretendo llegar, porque estos me jugarán malas pasadas. Si no reconozco mis propias creencias y programas familiares, nunca podré liberarme de ellos, nunca podré saber que quiero realmente, porque estos me seguirán atando.










                                                                                         


                                                         



 ¿Qué estoy haciendo HOY para ser feliz?

El secreto de una vida plena y feliz

Imaginémonos en un gran jardín donde los arbustos forman un laberinto, y nos encontramos atrapados en él por horas. Necesitamos agua y  elegimos quedarnos parados con las manos juntas cóncavas esperando la lluvia para recolectar agua. No tienes la seguridad de que vaya a llover, si llueve puede ser en poca o mucha cantidad, posiblemente obtengas algo de agua para beber, pero ¿no sería mejor si caminas para ir en busca de agua o la salida? Me refiero a que la actitud pasiva no nos dará bajo ninguna circunstancia mejores chances de salir del laberinto. Finalmente, si caminamos en busca de la salida, si llueve, también nos beneficiaremos, pero tenemos muchísimo mejor chance de salir del laberinto si buscamos activamente una salida.

Entonces, siendo honestos con nosotros mismos: ¿Qué queremos? ¿Qué nos hace felices? ¿Estamos seguros que lo que decimos querer es decisión propia? Si no tengo claro esas respuestas, o me doy cuenta que muchas decisiones fueron tomadas en base a lo que los demás esperan de mí, o a lo que la sociedad dice que te corresponde hacer, tal vez estemos siguiendo fidelidades familiares invisibles.


Basta de quedarse esperando, es hora de tomar medidas:

No te pierdas los nuevos artículos de cada domingo, solicita el Boletín Semanal: