Cábala de año nuevo

 Cuando queremos lograr un objetivo, tenemos que  actuar, tenemos que realizar los pasos que nos llevarán a conseguirlo. La clave está en actuar, nada llega a nosotros si no actuamos. Muchas veces queremos actuar pero no tenemos claro el cómo, y es así que el deseo se pierde en lo abstracto y no llega a concretarse.

Nuestra mente encuentra muy sencillo realizar acciones que ya conoce, pero le cuesta más cuando son situaciones desconocidas, es así que el coaching, la programación neurolingüística, los actos psicomágicos, la terapia psíquica buscan incorporar esa información faltante, crear esa posibilidad en la mente como algo real, de manera que se trabaja por conseguir algo “conocido” y ya no un abstracto, incrementando a posibilidad de éxito.

Se trata de mandar un mensaje al inconsciente, no existe lo simbólico para la mente, todo es real, si lo podemos sentir, almacenamos esa información como algo “conocido”, entonces esos actos simbólicos que realizamos para conseguir nuestros objetivos, se vuelven una posibilidad real en la mente, y si existe como posibilidad, es más sencillo ir hacia ella. Ya no es una idea abstracta, es una meta objetiva, es real y por lo tanto es algo que se puede conseguir.

Las cábalas de año nuevo son también actos psicomágicos, son ejercicios para el inconsciente, por eso es importante que sean muy específicos para nuestros deseos, y no algo general. Se trata de generar en la mente esa posibilidad, para que luego podamos trabajar para conseguirla, con mayor facilidad.

Aquí les dejo un ejemplo de “cábala” o ejercicio para el inconsciente que puede ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos del 2017. Varias personas me han preguntado por este especìficamente, así que lo comparto:



                                   “Los papelitos amarillos”

                         31 POR LA NOCHE: Lo más cerca a las 12 posible.

                 Escribe en un papel amarillo una lista de todo lo que ocurrió el 2016 y quisieras dejar ir.

                 Todo aquello que te causó dolor, o que te disgustó profundamente.

                 Antes de la media noche, sosteniendo el papel agradece por esas experiencias,

                 porque a pesar del dolor que hayan generado, te han dejado también una lección.

                 Tómate un minuto para reflexionar sobre esas lecciones.

                 Finalmente quema el papel, concentrándote en cómo se consume, y como junto con él,

                dejas ir esos eventos que tenías anclados a ti a través de esas emociones.

                        1ERO DE ENERO:

                 En lugar de elegir muchas resoluciones de año nuevo, concéntrate en una sola,
en la más importante para ti,

                 luego piensa en una breve afirmación que resuma ese deseo de la manera más específica posible.

                 Ejemplo: Quiero bajar… kilos el 2017, Obtener mi título de…, quiero viajar a…, etc.

                 Escríbela en un papel y concéntrate en que sentirías alcanzando ese objetivo,

                 cierra los ojos e imagina que ya lo tienes, con lujo de detalles,

                 donde te encuentras, quienes están ahí, que están diciendo, lo que significa para ti,

                 que sientes por dentro al alcanzar esa meta, etc.

                 Pega el papel en un lugar visible de tu habitación,

                 de preferencia que puedas mirarlo al despertar (puede ser el techo de tu habitación).

                 Cada día al despertar, léela en voz alta.

               Finalmente (la clave), necesitas actuar cada día rumbo a alcanzar la meta; si se trata de ahorrar,
poner cada

               día una moneda a la alcancía; si es bajar de peso, elegir dieta saludable, empezar con ejercicio, etc.

               La afirmación diaria en voz alta permite conectar con ese objetivo (que tu mente ahora ya conoce) cada día,

                y mantener activa la motivación.



No olviden lo más importante, lo que nos ocurre depende de nosotros, no son las circunstancias las que definen como será el año, es nuestra propia percepción de esas circunstancias la que determina como nos sentimos. Cuando tomamos consciencia de esto, dejamos de culpar al año, a la gente, al exterior, dejamos de ser víctimas. Ese es el primer paso para construir la vida que queremos para nosotros.


Un abrazo con el corazón.


Pamela


¡FELIZ AÑO 2017!

RITUAL DE LOS PAPELITOS AMARILLOS